¿TENER UNA CARNOSIDAD/ PTERIGION ES PELIGROSO?

El estudio encuentra que el pterigión puede aumentar el riesgo de melanomas cutáneos

Una carnosidad/pterigión es un crecimiento visible en la superficie del ojo. Por lo general emerge como un crecimiento triangular de tejido blando desde la esquina del ojo, con un aspecto rosado y carnoso. Este crecimiento es la manera del cuerpo de tratar de proteger el ojo de ambientes intensos, tales como altos niveles de luz solar, polvo, arena o viento.

En general, los pterigios o carnosidades (plural) no son  peligrosos. Durante las primeras etapas del desarrollo de  pterigión/carnosidad, la principal preocupación es la cosmética – cambian la apariencia del ojo – pero no hay ningún efecto en la visión. Los síntomas en las primeras etapas pueden incluir irritación, picazón o ardor. Por lo general, se pueden controlar con gotas para los ojos. Evite una mayor exposición a la luz solar y al viento para reducir el estímulo que hace que crezca más grande. Un pequeño pterigión que ha dejado de crecer es relativamente inofensivo y puede que no necesite ningún tratamiento adicional. Sin embargo, la cirugía es una opción si usted está preocupado por la apariencia cosmética de su ojo y encuentra que se siente consciente que puede afectar su confianza general y las interacciones sociales.

En muchos casos, la carnosidad/ pterigión puede seguir creciendo a través del ojo y bloquear directamente la visión o distorsionar la forma de la córnea y causar visión borrosa (astigmatismo).

Es importante destacar que el pterigión no es canceroso, estos son crecimientos benignos. Eso significa que si bien pueden crecer localmente (y posiblemente afectar su vista), no se propagarán a otras partes del cuerpo. Sin embargo, es importante que un oftalmólogo evalúe cualquier crecimiento en el ojo para descartar afecciones más graves, como un tumor conjuntival o de iris.

Pterigiom – una bandera roja para el melanoma cutáneo, según un nuevo estudio importante

Y aunque la carnosidad/ pterigiom en sí no es cancerosa, los nuevos hallazgos publicados por investigadores australianos, examinaron a 23.625 personas que se sometieron a tratamiento para el pterigión, encontraron que las personas que tienen un pterigión tienen casi un 25% más de probabilidades de desarrollar melanoma maligno, una forma peligrosa de cáncer de piel.

El estudio aconsejó: ‘Los proveedores de atención ocular que ven a pacientes con pterigion en desarrollo deben informar a estos pacientes de este aumento del riesgo y recomendar la vigilancia regular de la piel.» Informe a su cuidador primario o dermatólogo si tiene (o ha tenido) una carnosidad/pterigión, asegúrese de proteger su piel de la exposición al sol/UV (es decir, protector solar, blusas de manga larga, sombra) y siempre tenga controles regulares de la piel